Sheyla y Vane

Sheyla y Vane son dos amigas del barrio de toda la vida. Sheyla es dependienta en una ferretería, trabajo que no le llena en absoluto. Vane está en paro y tiene un hijo de 6 años, el Marquitos. La Vane cambia constantemente de empleo porque la realidad es que es un poco vagoneta y no le gusta trabajar.
Un día la Vane le confiesa a Sheyla que una noche de juerga, se lió con su ex, el «Rúben», por quien ésta todavía profesa sentimientos. Sheyla monta en cólera y jura que jamás volverá a hablarle ni a ella ni al «Rúben». La Vane y el «Rúben» intentarán por todos los medios reconciliarse con su amiga, quien no se lo pondrá muy fácil. Luego aparecerá el Rafilla quien comenzará a complicar la existencia del «Rúben» con el lío de la mafia de los televisores, y volverá al barrio Martín, un antiguo vecino por el que Sheyla siempre sintió profunda admiración.